Proyecto MENIEF III
Apoyo a la Asociación AEJT de Diourbel, Senegal

IKAKENE comienza su andadura en el país vecino, Senegal, de la mano de la Fundación Xaley, con el proyecto es el Menief III, que apoyamos en 2012.

Nuestra ayuda se cristaliza a través del apoyo al Movimiento Africano de Niños y Jóvenes Trabajadores (MAEJT por sus siglas en francés), y más concretamente, a la Asociación de Diourbel (AEJT por sus siglas en francés). Los miembros de esta asociación son los principales beneficiarios de nuestro proyecto y, a la vez sus principales actores, ya que apoyan a otros niños y niñas vulnerables, como pueden ser los niños mendigos. De esta forma, los propios niños trabajadores se convierten en actores de desarrollo y en defensores de la infancia.

Este proyecto se ha realizado gracias al apoyo técnico de la ONG local ENDA Jeunesse Action.

Las principales actividades desarrolladas son:

- La educación alternativa en francés y matemáticas: un total de 318 niños han seguido cada semana cursos de alfabetización en francés, cálculo y charlas ciudadanas.

- La sensibilización sobre temas relacionados con la salud y ciudadanía: se han realizado sensibilizaciones sobre numerosas enfermedades tales como el paludismo, el tétanos, la tuberculosis, las infecciones sexualmente transmisibles, la diabetes, la meningitis. Por otro lado se ha dado un enfoque especial en la importancia de la higiene como medio de prevención de muchas enfermedades. Estas sensibilizaciones han beneficiado a 738 niños y jóvenes trabajadores.

En paralelo y, con el objetivo de favorecer la salud psicosocial de los niños y jóvenes, se ha organizado un gran número de actividades de ocio, que han beneficiado a 956 niños trabajadores y mendigantes (niños talibés).

Siguiendo el principio de que "los niños ayudan a los niños", la Asociación de Diourbel ha ofrecido a los niños mendigantes la posibilidad de asesarse y de lavar su ropa.

- La iniciación en el aprendizaje de oficios profesionales: un total de 225 niños y niñas se ha iniciado o ha descubierto un nuevo oficio. Dominan los rudimentos básicos, según los casos, de la costura, la mecánica, electrónica, carpintería o peluquería.

La mayoría (un total de 200 EJT) han asistido a los distintos módulos sobre costura. Gracias a ello, pueden vender productos para generar ingresos o ahorrar, por ejemplo a través de la fabricación propia de ropa o elementos de decoración para las fiestas. Un total de 15 jóvenes han creado su propio empleo, basándose en lo que habían aprendido en las clases de costura.

Por otro lado se pretende favorecer la inserción laboral, a través de las sesiones de descubrimiento de oficios y, el seguimiento de niños y niñas que realizan prácticas en distintos talleres. Un total de 25 jóvenes han realizado estas prácticas y tres de ellos (todas chicas) se han incorporado al Centro Regional de Formación Técnica (CRETEF) de Diourbel, multiplicando sus opciones laborales para el futuro.

- El apoyo asociativo, principalmente a través del refuerzo de las capacidades de movilización y de gestión: las charlas y los talleres han permitido formar a 75 jóvenes trabajadores, quienes están ahora capacitados para formar a su vez a otros jóvenes sobre temas vinculados con los valores del MAEJT, la protección de la infancia, la escucha y el acompañamiento de niños víctimas de abusos y explotación.

Además se ha logrado un mayor protagonismo a nivel local. Los eventos especiales (organización de grandes movilizaciones que reúnen a autoridades, actores locales y niños y jóvenes trabajadores) han dado un mayor protagonismo a la Asociación de Niños y Jóvenes Trabajadores de Diourbel, que es ahora invitada a todas las manifestaciones sobre cuestiones relacionadas con la infancia. Así por ejemplo, las autoridades locales han invitado a los EJT a participar en los paneles regionales y departamentales sobre la situación de los niños viviendo con una discapacidad y en todas las actividades importantes durante la quincena nacional del niño africano. Por otro lado, estos eventos favorecen la adhesión de nuevos niños y jóvenes a la Asociación y, sensibilizan a los adultos sobre el tema de los derechos de la infancia.

Por otro lado, se ha conseguido una mayor participación dentro de la comunidad. La Asociación de Diourbel ha participado en tres talleres sobre el tema de la vulnerabilidad de los niños y mecanismos de protección organizados a nivel departamental. Además, la Asociación ha participado en un taller organizado por el ayuntamiento de Diourbel, así como a la renovación de los consejos de barrio.

Se ha producido además un crecimiento considerable del Movimiento Africano de Niños y Jóvenes Trabajadores. Otro punto muy positivo ha sido la creación de una nueva Asociación de niños y jóvenes trabajadores en otra ciudad, Bambey, gracias al apoyo de la Asociación de Diourbel. Los EJT tienen el firme propósito de crecer, con la idea de que cuanto más numerosos sean, más capacidad de intervención y de transformación de la sociedad tendrán.

Por último se ha conseguido una mayor protección de la infancia. Gracias a las distintas actividades de refuerzo de la Asociación de niños y jóvenes trabajadores de Diourbel, se han apoyado la reinserción de 23 niños a la escuela, se han acompañado, desde el punto psicosocial, a 10 niñas víctimas de abusos, violaciones y matrimonio precoz. Se han reintegrado 25 niños víctimas de rupturas familiares a sus familias y 75 niños han sido llevados al centro de nutrición de Diourbel para su asistencia.